Viajes

Koyasan: Un viaje mágico en las montañas para tu ser

A aproximadamente 100 kilómetros de Osaka, se ubica Koyasan dentro de un espeso bosque de cedros centenarios en el corazón del Monte Koya en Japón.  Es un lugar de peregrinaje en donde se encuentra el principal templo del Budismo Esotérico, Shingon-mikkyo, así como más de 100 templos más, formando toda una ciudad religiosa, alejada del ajetreo del mundo moderno, ofreciendo a sus visitantes un lugar para descansar el espíritu.

Foto: Moolli©

Uno puede recorrer los templos de esta pintoresca ciudad, así como visitar Okunoin, uno de los sitios más sagrados en Japón, en donde se encuentra el mausoleo de Kobo Daishi, fundador del Budismo Shingon. Se dice, que en lugar de haber muerto, Kobo Daishi se encuentra en meditación eterna, mientras que espera al Buda del futuro y provee descanso para ellos que piden su ayuda. Por lo mismo, hay más de 200,000 tumbas en las que por cientos de años los muertos descansan cerca de Kobo Daishi para recibir su salvación. Así, uno puede recorrer una vereda de aproximadamente 2 kilómetros, que te lleva por miles de tumbas ubicadas entre cedros altísimos que dejan pasar la luz, entre las plantas y el musgo que han crecido por doquier, en las que uno puede ubicar desde a legendarios shogunes, terratenientes y hasta a empresarios connotados modernos de empresas japonesas como Nissan. El recorrido es mágico y transformador. Hay una la ligera brisa que pasa por los árboles, acompañada de los ruidos de los pájaros, los sonidos de las campanas de los templos y el ocasional canto de monjes, dejando al visitante con un extraño sentido de serenidad.

Foto: Moolli©

Recomendamos por lo menos dormir una noche. El templo Fukuchiin es ideal para este plan. Los cuartos son estilo japonés, con tatamis (pisos tejidos). En su interior cuentan con una pequeña mesa y unos lugares para sentarse sobre el piso. Aquí uno puede disfrutar de su “onsen”, unos baños termales. La etiqueta obliga primero a bañarse muy bien y después ya limpio, sumergirse en sus aguas curativas, con opciones de una tina interior o exterior.

Foto: Moolli©

Al ponerse el sol, el lugar ofrece un banquete conocido como “Shojin-ryori” que se sirve en el mismo cuarto. La comida es vegetariana y sólo incorpora vegetales, cereales, algas, evitando la carne y el pescado. Es una verdadera delicia, llena de distintas texturas y sabores sutiles.

Después de la cena, el cuarto se transforma con la adición de unos delgados futones y cobijas acolchonadas en recámara. Las camas son inmensamente cómodas. En la noche, te garantizamos un sueño acompañado de una sensación de inmensa relajación.

Foto: Moolli©

Al salir el sol, los huespedes son invitados a sentarse frente al templo principal de Fukuchiin, para asistir a la ceremonia matutina. La sensación es aún más relajante. La ceremonia arrulla y te inunda de una sensación de paz que es difícil de explicar. El ritmo melódico del canto de los monjes es arropado por los aromas del incienso, sintiendo la vibración de sus voces que aún sin entender nada, invitan a dejar la mente en blanco. Por casi una hora, los monjes recitan el Sutra fundamental, llamado “Rishu-kyo” y el canto del Budismo Shingon llamado “Sho-myo”, celebrando la gracia de Buda.

Foto: Moolli©

En este viaje te abrazará la magia de Koyasan. Te garantizamos que además de ser un viaje con paisajes memorables, será un enriquecedor viaje interior.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*