Comida

Whisky descifrado

¿Cuál es la diferencia entre un “blend” y un “single malt”? Un “single malt” es destilado por un único productor en un único lugar, mientras que el “blend” se elabora mezclando destilados de varios productores. Además, los “blends” son típicamente una mezcla de malta y granos como trigo o maíz, mientras que el “single malt” es únicamente elaborado con malta. El “blend”, fue originalmente introducido en los 1800s para producir un producto más consistente en el mercado, además de que al utilizar granos, también permitía elaborar un producto más eficiente en cuestión de costos.

Los “single malts” normalmente son añejados y al poner en una botella los años de guarda por ley no puede contener producto más joven. Por lo mismo, un “single malt” 10 años, podría tener una mezcla de 10, 12 y hasta más años, ya que al agregar whisky más viejo, le añade carácter y sofisticación al producto.

Es común pensar que el “single malt” tiene una mayor calidad que el “blend”. Sin embargo esto es erróneo, ya que al elaborar una mezcla perfecta para el “blend” es todo un arte. El “blend” permite jugar con los sabores del producto final y compensar deficiencias de un whisky para obtener un sabor redondo. Por lo mismo, cuando hablamos de “single malt”, dependerá del productor la calidad que se obtenga. Por ejemplo, el Johnnie Walker Etiqueta Verde incluye 15 distintos single malts, incluyendo algunos que son embotellados por la misma empresa como Talisker, Cragganmore y Caol Ila.

Otra idea falsa que gira en torno al whisky es el concepto de “terroir” traído de los vinos, que se refiere a la personalidad específica que obtiene un vino resultado de la región, sus suelos y condiciones climáticas que lo hacen único. Si leemos las etiquetas detrás de los whiskys más caros, siempre vamos a ver referencias a la zona de producción y su agua. Sin embargo, aplicar la idea de “terroir” al whisky es complicado sobre todo si analizamos el proceso de elaboración. De entrada, no toda la malta se produce en Escocia, sino gran parte es importada. Pero bueno, vamos paso por paso en su elaboración. Para convertir los carbohidratos en azúcar, se germina la cebada. El proceso se detiene al calentar la cebada con aire caliente y/o humo. Tradicionalmente, se utilizaba turba (vegetación descompuesta que ha sido carbonizada a través de los años) como combustible. Por lo mismo, la composición de la turba puede variar dependiendo de las regiones y darle toques aromáticos distintos a la malta. El agua local es otro factor, aunque qué tanto influye en el sabor es altamente debatible, ya que finalmente el producto es destilado, lo cual implica que no sólo se evapora el agua, sino que también a través del proceso de destilación se puede impactar el sabor final. Adicionalmente, todo el whiskey es añejado en bodegas que deben ser húmedas y frescas. Normalmente, utilizan barriles usados de Bourbon o Sherry. Por lo mismo, aunque podría tener un impacto el ambiente en su sabor, en esta maduración el sabor final también  se obtiene de los sabores residuales de los barriles.

Sin duda elegir tu whiskey de preferencia es una decisión muy personal. Cuando hablamos de “single malts” se obtiene el sabor único de esa malta y destilería con sus sabores y aromas únicos, así como con sus deficiencias.  En el “blend”, se obtiene un sabor de una mezcla de maltas y de granos, con los beneficios en sabores y los inconvenientes de las mezclas.  Así como no se puede afirmar que un vino monovarietal es mejor que un blend o viceversa, es con el whisky.  Es cuestión de gustos. El leer en la etiqueta si es un “blend” o un “single malt” no garantiza nada. Lo importante es encontrar a ese productor que elabore un whisky a tu gusto. En lo personal, estaremos dispuestos a experimentar tanto con los “blends” como con los “single malts”, aunque para nosotros, nuestra bebida favorita seguirá siendo el “single malt”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*