Uncategorized

Como preparar una taza perfecta de té

Disfrutar de la taza perfecta, no es complicado. Es una cuestión de dedicarle un poco de tiempo para asegurar que la infusión sea la perfecta.

Te compartimos 5 elementos que te ayudarán a preparar una taza de té perfecta:

1) Agua. Empieza con una agua de buena calidad. Una porcentaje importante del té es el agua, por lo que hay que buscar el agua más pura.

2) Compra té de buena calidad. Evita las bolsitas o el té en polvo. Hoy en día en la ciudad de México existen tiendas especializadas en donde podrás comprar tés de muy buena calidad. Además, al comprarlo pregunta las sugerencias de tiempo y temperatura para preparar el té.

3) Cantidad. 1 a 2 cucharadas de té por una taza de 8 onzas.

4) Temperatura del agua. Este es el punto más crítico. Sin importar el tipo de aparato que utilices, debes poner a hervir el agua y luego dejar que se enfríe unos minutos antes de preparar tu té. Si usas agua hirviendo, sobre todo para tés verdes, se quemarán las hojas.

¿Pero cuáles son los tiempos y temperaturas para preparar el té perfecto?

En general los tés blancos, deben infusionarse de 2 a 3 minutos con agua que varia entre los 70-82 grados centígrados (158-180 Fahrenheit).

El té verde y amarillo se infusiona de 2 a 3 minutos. Es importante saber que este tipo de té se amarga inmediatamente si le agregas agua muy caliente por lo que la temperatura ideal debería oscilar entre los 70-82 grados centígrados (158-180 grados Fahrenheit). El té verde aromatizado requiere una temperatura más alta de 88-100 grados centígrados (190-212 Fahrenheit).

El té oolong según expertos puede aguantar el agua hirviendo, aunque depende si es más ligero (menos temperatura y tiempo) o más fuerte (más temperatura y tiempo). Se recomienda infusionarlo entre los 88-93 grados centígrados (190-200 Fahrenheit) de 3 a 7 minutos.

El té negro, se recomienda infusionar a 88-91 grados centígrados (190-200 Fahrenheit) de 3 a 5 minutos.

Las Tisanas (tés herbales como de hierbabuena y manzanilla) deben prepararse con agua a 100 grados centígrados (212 grados Fahrenheit) y los tiempos de infusión variarán en gran medida dependiendo de la planta.

Sin embargo si no tienes ninguno de estos aditamentos, lo que se puede hacer es utilizar un antiguo método tradicional chino, que asimila los tamaños de las burbujas a la temperatura del agua. Según los chinos, las burbujas hierven en 5 distintas etapas: ojos de camarón, ojos de cangrejo, ojos de pescado, collar de perlas y torrente enardecida.  Las burbujas de ojo de camarón son las primeras burbujas que se empiezan a formar en la parte inferior del contenedor conforme empieza a hervir el agua, y normalmente la temperatura está entre 68 y 78 grados centígrados (155 y 174 Fahrenheit). Después aparecen las burbujas de ojo de cangrejo, que son más grandes (aproximadamente de 3 mm) y empiezan a producir listones de vapor en la parte de arriba del agua, indicando que el agua está a 80 grados centígrados(175 Fahrenheit), temperatura ideal para tés verdes y blancos delicados. Después los ojos de pescado, se ven más grandes, tienen más vapor y además se escuchará un pequeño sonido, ya que las burbujas empiezan a subir a la parte de arriba del agua. Estas burbujas indican que el agua está a 85 grados centígrados (185 Fahrenheit). Las burbujas collar de perlas, forman una línea constante de perlas conforme empiezan a flotar a la parte superior del agua. Estas burbujas indican que el agua está entre 90 y 96 grados centígrados (195 y 205 Fahrenheit) ideal para tés negros y oolong. Finalmente, la torrente enardecida indica que el agua ha hervido y que alcanzó 100 grados centígrados (212 Fahrenheit) ideal para mate, infusiones y rooibos.

5) Infusión. Hay muchos aparatos para infusionar el té. Puedes prepararlo en una tetera o utilizar las bolas de té metálicas, o los infusores de tela que parecen calcetines o hasta filtros. Lo importante es que siempre, las hojas tengan suficiente espacio para expandirse dentro del infusor. Dependiendo del tipo de té, esté requerirá distintos tiempos de infusión. El agua caliente siempre debe servirse sobre las hojas del té, nunca debes poner el té dentro del agua. Además si excedes el tiempo de infusión, las hojas se tornarán amargas, por lo que arruinarás el sabor delicado de las hojas. Un té nunca debería de infusionarse por más de 5 minutos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*