Estilo

Hanami, a celebrar la primavera

Parecería que la primavera se nos adelantó y justo está época es de las más hermosas del año, porque es cuando comienza la floración de todo tipo de árboles frutales. Al verlos, inmediatamente nos transporta a Japón, en donde se celebra el Hanami, o contemplación de flores. Sin lugar a duda es una práctica de la que podríamos aprender y sobre todo implementar para mejorar nuestra calidad de vida y reducir nuestros niveles de estrés cotidianos.

El Hanami se refiere específicamente al florecimiento de los cerezos y muchos japoneses planean eventos para disfrutar de su color y fragancia. Los japoneses se obsesionaban con los cerezos. Parece que todo el país se transforma, no solo visualmente, sino que hay festivales y alimentos especiales que únicamente se sirven durante este periodo del año. Los parques están llenos de gente. Familias y compañeros de oficinas hacen picnics a la sombra de los cerezos mientras se deleitan al ver caer las flores del árbol.

Es fabulosa una tradición que se basa en contemplar la belleza de cosas simples. Entender el impacto de las estaciones y cómo después de un invierno frío, los arboles florecen. El Hanami es una exaltación de la felicidad de la primavera, pero sobre todo es una lección sobre la relación que tiene el ser humano con la naturaleza y con el mundo que lo rodea.

Justo estas semanas hemos disfrutado la floración de cerezos, ciruelos y peras. Los árboles se han llenado de flores hermosas blancas y rosadas brindándole a cualquier transeúnte un espectáculo de la naturaleza. Lo mejor, es que al contemplarlos se llenan de abejas que, si hacen bien su trabajo, resultarán en frutos más adelante. Pon una manta en el pasto y acuéstate debajo de un ciruelo. Observa cómo las flores contrastan con el brillante cielo azul. Espera y mágicamente ve flotar una delicada y pequeña flor hacia ti. En solo unos minutos, toda la tensión del día a día, quedará en pausa.  

Sin lugar a duda, es importante buscar esos momentos de contemplación. Casi puedes sentir como el ritmo cardiaco se disminuye y la respiración se torna más profunda. A veces sentimos que se va volando el tiempo, pero es porque no pausamos para disfrutar de esos bellos momentos que nos ofrece la naturaleza. Por eso, si puedes, te invitamos a ponerle pausa al ajetreo cotidiano y disfrutar de estos días que anuncian la llegada de la primavera con un espectáculo visual memorable.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*